En abril de 2010 aterrizamos en la provincia de Soria. La vida familiar y la crianza de una niña y un bebé nos llevaron a buscar espacio fuera de la ciudad. Tras años habíamos conseguido el sueño de tener una casa en el suelo, de piedra, con un gran espacio verde alrededor.

Y entonces empezó todo, los útimos años en Madrid fuimos reconstruyendo la casa en nuestro tiempo libre a la vez que aprendíamos a hacer un huerto, a librarnos de los ratones y a sintonizarnos con un ritmo y un estilo de vida que sólo podíamos disfrutar de vez en cuando. Hasta que en el verano de 2013 nos decidimos a dar el salto al vacío.

Trasladamos toda nuestra vida madrileña a una casa en obras, sin cocina y con sólo una estancia habitable. La crísis nos había liberado de horarios y días fijos en Madrid así que aprendimos a vivir en construcción y en ilusión, al mismo tiempo. Durante años hemos ido y venido a Madrid semanalmente para atender los trabajos que nos quedan allí, hemos avanzado en la obra de nuestra casa y hemos aprendido que los sueños se pueden conquistar.

En 2014 creamos Harmonii como un proyecto orientado al Coaching de Creatividad, y poco a poco ha ido creciendo y tomando su propia identidad. Hemos aprendido que podíamos volcar en un proyecto todos nuestros talentos y nuestros recorridos respectivos, añadiéndole muchos de los ingredientes que hemos ido comprobando que se hacen necesarios para el bienestar, para el autoconocimiento y para tener una vida plena. En 2017 ganábamos el Áccesit al Mejor Proyecto de Emprendimiento en Zonas Rurales Despobladas, del concurso de iniciativas  «El Hueco Starter», en Soria, y ahí empezó una nueva etapa.

Por fin el sueño estaba cumplido, ahora sabemos que se puede conseguir todo lo que uno se proponga, siempre que se lo proponga con ganas, intuición, y mucha perseverancia. Ahora nos dedicamos a acompañar a otras personas a hacer un tramo de su camino hacia el bienestar. Creemos y defendemos que es posible vivir en armonía. Sí!!.